En marzo de 2016, Kristopher (Kris) Boesen sufrió una lesión traumática en las vértebras cervicales cuando perdió el control de su coche en una carretera húmeda, estrellando su vehículo en un árbol y luego de chocar contra un poste telefónico. El accidente lo dejó paralizado desde el cuello hacia abajo y los médicos advirtieron a sus padres que él nunca podría recuperar el control del cuerpo de nuevo.

También dijeron que puede calificar para un nuevo procedimiento experimental, con células madre, que podría reparar algunos de los daños.

En abril, Charles Liu, doctor en medicina y filosofía, y director del USC Neurorestoration Center, en colaboración con el Centro Nacional de Rehabilitación “Rancho Los Amigos” y la Keck Medicine de la USC, comenzó el procedimiento.

Se inyectó una dosis experimental de 10 millones de células AST-OPC1 directamente en la médula espinal cervical de Kris.

“Por lo general, los pacientes con lesiones de la médula espinal se someten a una cirugía que estabiliza la columna vertebral, pero generalmente hace muy poco para restablecer la función motora o sensorial”, explica Liu. “Con este estudio, estamos probando un procedimiento que puede mejorar la función neurológica, lo que podría significar la diferencia entre estar permanentemente paralizado y ser capaz de usar los brazos y las manos. Restaurar ese nivel de función podría mejorar significativamente la vida cotidiana de los pacientes con graves lesiones en la columna vertebral.”

Dos semanas más tarde, Kris comenzó a mostrar signos de mejora y dentro de dos meses fue capaz de alimentarse, usar su teléfono celular, escribir su nombre, operar una silla de ruedas motorizada y abrazar a sus amigos y familiares.

“A partir de los 90 días posteriores al tratamiento, Kris ha mejorado significativamente su función motora, hasta dos secciones de médula espinal”, agregó. “En el caso de Kris, dos secciones de la médula espinal significan la diferencia entre usar las manos para cepillarse los dientes, operar una computadora o hacer otras cosas que de otro modo no sería capaz de hacer, por lo que tener este nivel de independencia funcional no puede ser subestimado.”

“Todo lo que he querido desde el principio fue una oportunidad de luchar”, dijo Kris, quien tiene una pasión por arreglar y conducir coches deportivos y estaba estudiando para convertirse en un corredor de seguros de vida en el momento del accidente. “Pero si hay una oportunidad para que yo camine de nuevo, entonces ¡diablos sí! Quiero hacer todo lo posible para hacer eso.”

Fuentes: 

(1)

(2)

No te vayas sin comentar: