Hay un montón de teorías sobre qué causa la fatiga crónica, la cual atormenta a millones de personas alrededor del mundo hoy en día. Algunos dicen que es causado por “infecciones silenciosas”, como un virus que de alguna manera se las arregla para introducirse en nuestros cuerpos. Otros sugieren que es el constante ataque del estrés y la falta de sueño que la mayoría de nosotros en el “mundo civilizado” estamos tan acostumbrados.

Sin embargo la fatiga crónica tiene una cura fácil – aparte de comer mejor y dormir lo suficiente – la miel y el vinagre de manzana ofrecen un sorprendente antídoto al moderno estilo de vida que hemos adoptado y que nos mantiene constantemente agotados.

Tener menos de 7 horas de sueño nocturno provoca un enorme aumento en el riesgo de muerte.

Un estudio de 17 años realizado en 10.000 empleados gubernamentales llevado a cabo por Francesco Cappuccio, un profesor de medicina cardiovascular en la escuela de medicina de la Universidad de Warwick, demostró que aquellos que reducen su sueño de siete horas por noche a cinco o menos encaran un riesgo de muerte de casi el doble por todas las causas y más del doble de riesgo en muerte por accidentes cardiovascular. Pero hay una mejor manera:

La miel es sedativa para el cuerpo. Veinte minutos de después de consumirla, nuestro cuerpo ya lo absorbió en el torrente sanguíneo debido a que ya ha sido pre-digerido en el estómago de las abejas. Éstos azúcares naturales ayudan a crear niveles consistentes de insulina que luego producen serotonina, una hormona que nos ayuda a dormir mejor.

La miel también produce niveles altos de ácidos grasos omega-3 que ayuda a reducir el cansancio y la fatiga.

Cuando le añades vinagre de manzana a la miel, activa la liberación de triptófano, una sustancia que es metabolizada en la serotonina. Este cóctel hormonal nos previene de esa sensación de no poder dormir a pesar de sentirnos cansados.

Muchos conocemos ese síntoma del insomnio muy bien – estamos exhaustos, y nos acostamos a dormir, pero a pesar de estar cansados no concebimos conciliar el sueño. La miel y el vinagre de manzana para que puedas dormir más rápido, dormir más tiempo, y le permite a tu cuerpo sanar a partir de su estado sano y natural.

Cómo probar este simple remedio

Prepara una mezcla de una o dos cucharaditas de vinagre de manzana y una de miel sobre una taza de agua tibia antes de dormir, e intenta obtener tantas horas de sueño antes de la medianoche como sea posible, (recomendamos que sean orgánicas, debido a que las que se consiguen en los supermercados pasaron por un proceso de filtrado y agregados químicos en los cuales se pierden todos los beneficios de éstas.). Este es un momento clave de acuerdo a la medicina china y ayurvédica para ayudar al cuerpo a repararse. Quiero decir, no es de extrañar que estamos tan cansados todo el tiempo, ¡esperamos que el cuerpo limpie el desastre que dejamos en él con sólo unas pocas horas de sueño cada noche!

El vinagre de sidra de manzana y la miel ayudarán a calmar el sistema nervioso y te preparan para dormir, mientras que ayuda al cuerpo a sentirse regenerado y entero otra vez.

¡Tan simple como eso!

No te vayas sin comentar: