La noción de que el alma es inmortal no es desconocida para ninguna religión. En algunas como el budismo, sitúan la idea de una vida eterna como el centro de sus enseñanzas, con todo lo demás siendo sólo una mera consecuencia de esta asunción. La parte interesante relacionado a este tema es que el proceso de selección para el nuevo Dalai Lama se realiza después de la muerte del anterior, y de que todos los candidatos son niños. Al niño que pueda reconocer los objetos que pertenecieron al difunto líder espiritual es nombrado como su sucesor.

Como dijimos al principio, la creencia de un eterno ciclo de vida y muerte no es exclusivo de los budistas. Como una cuestión de hecho, creencias similares pueden encontrarse en cada continente.

En los últimos 100 años, muchos psiquiatras han investigado el fenómeno de las personas que recuerdan los hechos de sus vidas pasadas. En sus estudios, descubrieron que la mayoría de los sujetos investigados eran niños de la edad de entre 3 y 7 años. Curiosamente, casi todos estos niños olvidaron estos recuerdos en el mismo período que la mayoría de nosotros olvidamos los primeros recuerdos de la infancia, alrededor de los 6 o 7 años.

Miremos a algunos de los estudios que podrían probar que las vidas pasadas y la reencarnación puede ser algo más que sólo historias de un libro religioso.

Hanan Monsur y Suzanne Ghanem

Hanan Monsur nació en Líbano en la década de 1930 y cuando cumplió los 20 años, se casó con un policía llamado Farouk. Ella dió a luz a dos niñas – Leila y Galareh. Durante su segundo embarazo, Hanan experimentó problemas cardíacos, pero decidió no escuchar los consejos de los médicos y quedó embarazada por tercera vez. En 1962, su tercer niño vino al mundo, esta vez un varón. Durante este periodo, ella le dijo a su marido que iba a reencarnar y de que iba a tener mucho que decir sobre su vida pasada. Un año después, su salud empeoró y tuvo que pasar por una operación. Hanan voló a Virginia, EEUU, donde murió mientras se recuperaba de la operación. Antes de morir, intentó realizar una llamada telefónica a su hija Leila, pero no logró comunicarse.

Diez días después de que Hanan muriera, Suzanne Ghanem nació. A la edad de sólo 1 año y 3 meses, Suzanne tomó un teléfono y constantemente repetía “Hola Leila”.  En el momento su familia no comprendía lo que estaba pasando, pero cuando Suzanne creció, ella podía identificar a 13 miembros de su vida pasada.

Las dos familias finalmente se conocieron y Farouk aceptó a Suzanne com miembro de su propia familia. Estuvieron en contacto por el resto de su vida.

Rashid Khaddege y Daniel Jurdi

En un día soleado de 1968, un mecánico llamado Rashid Khaddege se fué a dar un paseo en auto con su amigo de nombre Ibrahim. Condujeron por la Playa Militar en Beirut, pero desafortunadamente el conductor perdió el control de su vehículo. Ambos hombres murieron en el lugar.

Un año después, nació un niño llamado Daniel Jurdi. Sus primeras palabras fueron “Ibrahim”. Cuando alcanzó los dos años de edad, Daniel repetía constantemente de que quería ir a casa, que sus padres no eran sus padres reales y de que el no tiene padre debido a que su padre estaba muerto. Además el pequeño afirmaba de que el nombre de su padre era Naim, ya que resulta que Nahim era el nombre del padre de Rashid.

Mientras conducía con su madre cerca del lugar donde Rashid falleció, el pequeño Daniel reconoció el lugar y le dijo a su madre – “Aquí es el lugar donde morí”. Años después, las dos familias se encontraron. Daniel reconoció a la hermana de Rashid como su hermana, sin haberla visto nunca antes. Él además sabía que la fruta favorita de Rashid era una banana. Curiosamente, la familia de Rashid dejó de comer bananas debido a que evocaba recuerdos de él.

Daniel aún tiene fobia a los autos debido a sus experiencias en su vida pasada.

Ana Frank y Barbo Karlen

La mayoría de las personas conocen o han oído hablar de la historia de Ana Frank. Una niña inocente escondiéndose de los nazis en el ático por años, posteriormente es capturada y muere en un campo de concentración. Una historia horrible que nos mostró los horrores que la gente tuvo que pasar durante uno de los más terribles guerras en nuestra historia.

Ana murió en 1945 en el campo de concentración Bergen-Belsen. Nueve años después, una pequeña niña llamada Barbo vino a este mundo. Tan pronto como tuvo la capacidad de hablar, comenzó a reclamar de que sus padres no eran sus verdaderos padres y de que no estaba en su verdadero hogar. Durante ese periodo, ella frecuentemente tenía pesadillas en las que hombres entraban por la puerta del ático. Los padres de Barbo descartaron esas historias como fantasías.

A medida que crecía, Barbo se dio cuenta de que Ana Frank era una persona famosa, además de que compartir memorias de su vida pasa hacia que la gente alrededor de ella se sintiese incómoda. Ella decidió permanecer en silencio hasta la edad de 10. Mientras visitaba Amsterdam con sus padres, Barbo pudo encontrar la casa de Ana Frank sin direcciones ni con la ayuda de nadie. Para el asombro de sus padres, ella conocía el interior de la casa. Barbo llevó a sus padres directamente al escondite de Ana.

Barbo Karlen ha tenido que luchar durante toda su vida para superar las fobias que tuvo en su vida pasada.

Paul Gauguin y Peter Teekamp

Peter Teekamp jamás aceptó el hecho de ser la reencarnación del famoso pintor hasta recién en 2005. Tenía 55 años en ese momento, pero las extrañas experiencias que jamás pudo explicar comenzaron desde muy temprana edad. Sin ninguna razón aparente, las palabras “Go gone” resonaban constantemente en su cabeza. Peter usaba esta frase como una forma de celebración. Unas décadas más tarde, pudo asociar esas palabras con el apellido del artista (Gauguin en francés suena similar a “go gone” en inglés)

Durante su adolescencia, Peter comenzó a dibujar y a desarrollar un interés en las artes visuales. Sus dibujos en ese periodo se parecían mucho al trabajo de Gauguin, pero Peter nunca tuvo la oportunidad de ver los dibujos producidos por el artista francés. Durante toda su vida, Peter experimentó situaciones de vida similares a las que Paul tuvo.  Fue un largo proceso de comprensión de que estos dos hombres tiene algo más que unas cosas en común. Siendo un pintor mismo, el trabajo de Peter tiene asombrosas semejanzas con el de Gauguin.

James Huston JR y James Leininger

El 1º de Mayo del 2000, un niño de 2 años estaba teniendo una pesadilla. En su sueño él gritaba – “¡Avión estrellado en llamas, el pequeño hombre no puede salir!”. El nombre del niño era James Leininger. Sus pesadillas continuaron 5 veces a la semana, y siempre repetía las mismas palabras.  Cuando sus padres le preguntaron quién era ese pequeño hombre y quienes eran los que le disparaban a su avión, él respondió que el pequeño hombre era él y las personas que le disparaban eran soldados japoneses. Él reconocía la bandera, o “el gran sol rojo”, como el pequeño lo reconocía.

Todo este comportamiento inusual llevó a los padres de James a investigar un poco más acerca de la guerra del Pacífico. Mientras miraban una sección de un libro sobre Iwo Jima, el niño dijo que ese era el lugar donde murió en su vida anterior. Después de años de búsquedas por respuestas, el padre de James descubrió que un piloto llamado James Houston que perteneció a una unidad del “Natoma Bay – un portaaviones que combatió en el Océano Pacífico en la Segunda Guerra Mundial, y que él perdió la vida el 3 de marzo de 1945, durante la batalla de Iwo Jima. Cuando confrontaron a los pilotos que presenciaron el descenso del avión de Huston, el joven James pudo describir en detalle qué sucedió al bravo piloto.

Años más tarde, cuando James Leininger ya estaba convertido en un adolescente, asistió a una reunión con amigos y familiares del fallecido piloto. Todos ellos, después de hablar con el muchacho, lo reconocieron como James M. Huston Jr., piloto de caza de la Segunda Guerra Mundial.

¿Crees que estas y otras historias sobre reencarnaciones de vidas pasadas son verdad? ¿Por qué será que algunas vidas están separadas por unos pocos días y otras por muchas décadas? Deja tu opinión en la sección de comentarios.

No te vayas sin comentar: