Más de 2.500 años pasaron desde que Buda alcanzó la iluminación. El afirmaba que cualquier persona puede llegar a ser un Buda (iluminado), y además decía que no aceptaran las cosas que enseñaba sólo porque él había alcanzado la iluminación, sino que instaba a que vean las cosas, que las analicen, a ponerlas en práctica y recién allí a que las acepten. En realidad Siddhartha en sus comienzos fue visto como un revolucionario porque uno de sus primeros mensajes fue que todos los hombres son iguales.

Nadie realmente ha visto su rostro ni se sabe exactamente que dí nació, pero se calcula que fue en Nepal entre el 556 y 430 a.C. La leyenda cuenta que 10 meses ante de que naciera su hijo, la reina Maya tuvo un sueño – un elefante blanco con seis colmillos y la cabeza adornada de rojo, entró en su seno y se quedó en él. El rey convocó a los adivinos los cuales predijeron que este sueño anunciaba el nacimiento de un maestro extraordinario.

Diez meses después la reina yendo de camino junto a su séquito se detuvo en un pueblo; era una noche de mucho calor de luna llena. Cuando llegó vió un inmenso árbol, decidió reposar allí y bañarse en un estanque cerca. Salió tranquila del agua, pero enseguida comenzaron los primeros dolores de parto. Así fue cómo nació Siddharta Gautama; aún se puede apreciar el lugar donde nació – Lumbini – y las columnas construidas para marcar los pasos como el nacimiento de Buda.

Desde entonces generación tras generación, la historia de su nacimiento como su filosofía ha sido transmitida sobre todo de boca en boca. Se dice que él caminó justo después de nacer y cada vez que ponía un pie en el suelo, aparecía una flor de loto. Las flores aparecían espontáneamente, camino de loto en loto debido a sus primeros 7 pasos, alzando su dedo dijo – “Triunfaré sobre el nacimiento y la muerte y venceré a todos los demonios que hostigan al humano” – . La reina, su madre, murió 7 días después de su nacimiento, y por esta razón, fue confiado a su tía.

Creció en la ciudad de Kapilavastu, a 27 KM de donde nació, las excavaciones arqueológicas bajo la égida de la UNESCO ha permitido situar este lugar en el primer milenio antes de nuestra era. En este lugar, Siddharta creció y se educó como príncipe. En la educación india Siddharta significa “aquel que se realiza en la verdad”, esto debido a las circunstancias de su nacimiento.

Desde pequeño, el príncipe siempre quiso marcharse del palacio, debido a ese motivo el rey hizo que se casara muy joven para evitar que se marchara. Pero a los 29 años de edad el joven, rodeado de lujos y placeres, no era el tipo de vida que a él le satisfacía. Cansado de esa vida, pidió permiso a su padre para salir del palacio.

Al salir por primera vez se sorprendió al ver un hombre enferm, delgado, pálido que murmuraba palabras de desesperación. El príncipe se dió cuenta de que aquel hombre se encontraba entre la vida y la muerte. Apenado, reconoció que a cualquiera de nosotros le podría ocurrir. Siguiendo su camino, se encontró con un anciano aferrándose a su bastón, el cual cuyas fuerzas le habían abandonado. Le preguntó a su acompañante si eso nos ocurriría a todos el cual le contestó que si. Al escuchar esa respuesta, el príncipe llegó a la conclusión de que este mundo es efímero.

Siddharta, al continuar más lejos, se encontró con una procesión. Se acercó para ver mejor, llevaban a un hombre cubierto de flores amarillas. La gente que iba detrás lloraba, entonces pregunto que ha pasado, al que le contestaron que se había muerto. Aquel hombre había perdido las fuerzas y las cualidades de la vida. Entonces el príncipe dijo -no me gusta, volvamos al palacio – y mientras regresaba vio a un monje; entonces decidió que era era la vida que quería llevar y todo tuvo sentido. Tomó conciencia del sufrimiento humano, y no cesó hasta encontrar una solución al dolor de la condición humana.

En su largo camino muchos afirman que Buda abrazó la religión Jainí, porque al leer los testimonios Búdicos, recogerse el cabello, caminar descalzo, mendigar y ayunar son condiciones básicas de la religión  Jainí, la cual Siddharta Gautama cumplía con esas condiciones, por eso se supone que Mahavira influyó en el Joven Siddharta.

Las escrituras precisan que Buda estudió con seis maestros distintos, pero ninguna de sus doctrinas respondía a las cuestiones humanas que é se planeaba, es decir, no estaba contento con sus gurúes a pesar de que se había dirigido a muchos maestros iluminados que le dijeron que hiciera miles de cosas para realizarse espiritualmente, lo cual no lo consiguió. Entonces abandonó todo esto, quedándose sólo para abrir su corazón y su espíritu con el fin de descubrir la verdad por sí mismo. El quería que ninguna verdad le fuera impuesta. Entonces siguiendo su camino en busca de la verdad, consiguió cinco compañeros. Cuenta la leyenda que los campesinos le daban de comer, para proteger su meditación extendían brasas para alejar a las serpientes.

En la época de Siddharta, los brahmanes ya controlaban toda la sociedad Hindú, sobre todo el peregrinaje, por este motivo fue que rechazó el sistema de castas para escapar al dominio de los Brahmanes. Por eso es que los escritos indican que fue en ese momento cuando abandonó la búsqueda de la verdad a través de un Dios para hacerlo en sí mismo.

Inició un intenso camino de meditación y mortificación, sólo comía cuando una hoja caía del árbol y sólo bebía agua cuando llovía, llevándolo casi hasta la muerte. En esas circunstancias, Siddharta  reconoció que no es a través de la abstinencia y la mortificación el camino hacia la verdad, entonces sus compañeros lo abandonaron desilusionados.

Al conocer a un músico y escuchar decir que a un instrumento no se debía estirar demasiado sus cuerdas porque se rompían, ni tampoco aflojar tanto porque sino la música no sonaba bien, se dió cuenta que ello era una parábola o una enseñanza, un mensaje; donde bajo cualquier circunstancia se debía rechazar los extremos, al que llamó la enseñanza de la vía del medio, el punto medio entre los placeres y las privaciones, uno de los fundamentos de la doctrina budista.

Cómo Buda alcanzó la iluminación

Los textos sagrados cuentan que durante 40 días sentado bajo un árbol en meditación, los demonios intentaron seducirlo bajo diversas tentaciones, pero no lograron su cometido (Mara y sus hijas). Después de esto, en los 40 días, durante la primer vigilia, abandonó su cuerpo y redescubrió sus vidas anteriores (mil vidas).

Durante la segunda vigilia comprendió el ciclo de la existencia, la ley de la causa y el efecto, conocido como el movimiento del Karma.

La tercera vigilia destruyó en él los cuatro pecados:

  • El deseo sensual
  • El apego material
  • Los falsos conceptos
  • La ignorancia 

Una noche de luna llena, a los 35 años de edad, alcanzó el despertar, la iluminación, el conocimiento supremo – el Nirvana. Encontró la solución sentado bajo el Árbol de Bodhi, allí se liberó totalmente del sufrimiento. Dijo:

“Lo que me ha ocurrido es que mi cuerpo se ha liberado de toda clase de impresión, ahora es libre, ha alcanzado la pureza, se ha liberado de las impurezas, aquellas que nos obligan a renacer de vida en vida. En cuanto hay un cese completo del deseo, un cese completo de lo que podríamos llamar la protección mental, cualquier persona se convierte en un iluminado.”

Cuando Siddharta se convirtió en Buda cesó la iluminación, es como una llama que se apaga, de ahí la palabra Nirvana – en pali, Vana significa deseo. Es la extinción del deseo, a donde va la llama, no se sabe. Con la meditación profunda se descubre que hasta el Ser y No-ser, el nacimiento y la muerte, venir o marchar; son falsas ideas. Cuando se consigue liberarse de estas ilusiones, nos liberamos de los males y las enfermedades que provienen de estas falsas ilusiones. Entonces ya no se tiene miedo, y el miedo es la base de todo nuestro sufrimiento.

Sus últimas palabras fueron:

“La degradación y la muerte son inherentes a todos los seres, pero cada cual puede obtener el derecho de irse de ellas, no dejen de luchar.”

Buda murió una noche de luna llena, alcanzando el Nirvana.

No te vayas sin comentar: