No es un secreto que el abuso y la adicción a los opioides, incluyendo heroína, morfina, y analgésicos de prescripción, se ha convertido en un serio problema a nivel global, dañando el bienestar social y económico de todas las sociedades y la salud de muchas personas dentro de ellas. Cuanto más seres queridos perdamos y más familias resulten afectadas por esto, más necesitamos echar una mirada profunda a algunos de los más grandes culpables detrás del problema.

Un estudio mostró que en los últimos 25 años en los EEUU,  el número total de analgésicos opioides prescritos ha aumentado drásticamente. De hecho, la cantidad de prescripciones para opioides como la hidrocodona y oxicodona aumentó de 76 millones en 1991 a cerca de 207 millones en 2013.

Esta mayor disponibilidad es un problema masivo, y el dedo se ha señalado en gran medida a los médicos. ¿Por qué? El Dr. Sanjay Gupta explica:

El hecho es que, hemos aceptados los grandes cuentos y las promesas exageradamente optimistas de lo que estos medicamentos podrían hacer durante mucho tiempo. Como comunidad, no fuimos lo suficientemente escépticos. No hicimos las suficientes preguntas. Aceptamos datos científicos poco sólidos como un evangelio y lo predicamos a nuestros pacientes en una sala que resonó fuertemente durante décadas. 

Incluso peor, muchos doctores que en realidad no creían en la hipérbole alrededor de los opioides repartidos en prescripciones a largo plazo, de la misma manera que los médicos escriben recetas antibióticas para enfermedades virales. En ambos casos, no funcionan. En ambos casos, pueden ocasionar un daño colosal.

Por lo tanto, si los doctores nos han llevado a este desastre, sólo tiene sentido que ellos nos ayuden a salir. Y ahora, las noticias están mostrando una luz de la luz en el extremo de un túnel muy oscuro.

Los dolores lumbares son frecuentes en adultos, y los opioides parecen ser uno de los tratamientos más comunes. Pero una gran organización está a punto de cambiar eso recomendando que los médicos traten el dolor de una nueva manera.

El American College of Physicians publicó recientemente directrices actualizadas que urgen a los doctores de alejarse de los medicamentos como terapia de primera línea para el dolor de espalda baja, y en cambio sugieren firmemente a los pacientes aprovechar terapias alternativas tales como Yoga, calor, ejercicios, acupuntura, terapia de masaje, terapia láser de baja potencia, terapia de comportamiento cognitivo, o manipulación espinal bajo la guía de un profesional médico, todas antes de que prueben la medicación. Tales directrices marcan una diferencia importante de la recomendación anterior de la organización de dar prioridad a los medicamentos. 

“El Yoga en particular puede ser increíblemente beneficioso para curar el dolor lumbar gracias a su habilidad para mejorar la flexibilidad y la fuerza.”

Si un paciente quiere la medicación, la organización insta a los doctores recomendar analgésicos sin receta en contraposición a los opioides, ya que estos últimos tienen un alto riesgo de adicción y sobredosis accidental. De hecho, de acuerdo con el ACP, tales drogas deben ser considerados como un último recurso.

Santhosh Thomas, doctor en medicina osteopática y director del Center for Spine Health en la clínica Cleveland, dice que el Yoga en particular puede ser increíblemente beneficioso para curar el dolor lumbar gracias a su habilidad para mejorar la flexibilidad y la fuerza. Estas cosas a menudo no existen en personas con dolor crónico”, dice el doctor.

Un idea errónea común en cuanto al dolor lumbar crónico es que uno debe acostarse para sanar el dolor, pero una investigación muestra que el ejercicio, incluyendo al Yoga, puede ser una de las mejores herramientas para aliviar el dolor y llevar a la espalda a un estado saludable.

No te vayas sin comentar: