También conocida como la Puerta Dimensional Hayu Marca, Willka Uta y Puerta del Diablo. Se encuentra en la planicie del lago Titicaca, entre Perú y Bolivia; en el pasado los nativos de la región ya hablaban de una entrada a la tierra de los dioses. Se decían que grandes héroes habían ido a unirse a sus dioses y que muchas veces estos volvían junto con ellos para inspeccionar todas las tierras en el reino a través de esta supuesta puerta dimensional llamada Hayu Marca.

En la actualidad a su alrededor se puede ver los restos de civilizaciones antiguas como la de Tiahuanaco, también algunos de los monumentos y construcciones más representativas de la zona (Templo de la Fertilidad o Inca Uyo), se cuenta que el dios Wiracocha se dirigió a su primer asentamiento en Tiahuanaco. Wiracocha es descrito con la piel blanca, rubio y con barba, que después de crear al hombre y todo lo demás, emprendió dirección al noroeste para terminar desapareciendo en el mar; en todo su camino se construyeron los principales templos de las culturas Incas y pre-incas (camino de Wiracocha), dentro de esa ruta se encuentra una cordillera montañosa que se levanta repentinamente en el terreno como si hubiera sido esculpida artificialmente, porque no debería estar ahí según las características de la planicie de Titicaca.

Desde la lejanía se observan inmensas paredes de roca que parecen aletas dorsales de algún animal marino surgidas de la misma tierra; se trata de un bosque pétreo cuyas rocas toman formas sorprendentes que parecen moldeadas a capricho.

Lo asombroso es una estructura parecida a una puerta que posee 7 metros de alto por 7 metros de ancho, tallada en la roca de arenisca roja, se la conoce como puerta de Aramu Muru, o Hayu Marca que significa “Ciudad de los Espíritus”, también Willka Uta “Lugar del Sol” o “Puerta de los Dioses”.

Muchos lugareños la llaman “Puerta del Diablo”, debido a la censura española y los rituales paganos que allí se realizaban. Actualmente se la conoce como Aramu Muru en honor al sacerdote Inca Amaru, según cuenta la leyenda que tomó el disco solar guardándolo en un templo de Cuzco y huyó de los españoles hasta este lugar, colocó el disco solar en el centro de la puerta como si fuera una llave, la cual se abrió y desapareció tras ella.

Se dice que la palabra Aramu proviene de una palabra quechua “Amaru”, que significa “serpiente”, es muy conocida la veneración que tenían los pueblos antiguos americanos hacia la serpiente, tanto que algunos consideran que la palabra América derivaría de la palabra Amarucancha, que significa “tierra de la serpiente”.

Actualmente en la puerta se llevan a cabo rituales de todo tipo y el que la visite puede realizar una ceremonia ancestral con la que “quizás” consiga abrirla.

Hay numerosas leyendas sobre desapariciones de personas, pero la más llamativa fue la que “ocurrió” hace 65 años, cuando una banda de músicos se puso a tocar delante de la puerta y desaparecieron sin dejar rastros, tan solo uno de ellos pudo ser testigo de lo ocurrido. Gracias a que en ese momento se encontraba alejado de la puerta. Hay personas que aseguran haber tenido visiones extrañas como luces, columnas de fuego, también escuchado sonidos muy extraños y sentir la presencia de un túnel detrás de la puerta; justo al otro lado de la montaña se encuentran los restos de lo que parece ser el túnel que conectaba las ciudades de Tiahuanaco y Cuzco, utilizado por los incas para desplazarse. Según ellos este túnel ya existía antes de ser utilizados por los Incas, erróneamente fueron atribuidos a ellos, pero se comprobó que era mucho más antiguo, actualmente el túnel de Aramu Muru se encuentra tapado para evitar que la gente ingrese en busca de tesoros ya que en un momento fueron encontrados objetos valiosos.

En los grabados de las rocas muestran seres de raras características, es difícil dilucidar a qué seres se refieren estos grabados.

En definitiva, se dice que Aramu Muru es una puerta dimensional que conecta este mundo con otra dimensión, donde provienen los seres que la construyeron. Entre la ciudad de Cuzco y Machu Picchu hallaron otra puerta tallada bajo una roca, un lugar ceremonial llamado Naupa Iglesia, que se encuentra dentro de la ruta de Wiracocha y aún se sigue utilizando como centro ceremonial. ¿Será acaso otra puerta dimensional? Todo esto verifica que en el pasado había un tipo de conocimiento que se perdió en tiempo o quizás nos están ocultando, pero según una profecía inca dice que la puerta de Aramu Muru se abrirá algún día y será mucho más grande de lo que es actualmente y los dioses volverán en sus naves solares a través de ella.

No te vayas sin comentar: