Los mudras se han utilizado siempre en culturas milenarias como el hinduismo o el budismo. La palabra mudra viene del Sánscrito que significa – “Mud”: gozo y “Dra”: producir, por lo tanto son productores de gozo. Es utilizado mucho en la meditación y en el yoga, gestos a través de las manos. Son muy importantes porque nos permiten canalizar la energía a través del cuerpo y la elevación espiritual, la sanación física como emocional, y le dan la posibilidad de tomar el poder de la vida en tus manos y practicándolos te ayudarán a aquietar tu mente.

Tanto en las manos como en los pies están reflejados todos nuestros puntos corporales, al presionar estos puntos en las diferentes posiciones nos ayudan permitiendo bloquear aquellos que estén inarmónicos.

Es conveniente realizar los mudras diariamente hasta 45 minutos al día. Si es para sanación debes realizarlos constantemente junto con el tratamiento que haya indicado tu médico como método adicional para reforzar la sanación. Los mudras no hacen milagros de manera instantánea, debes tener la paciencia suficiente como para ver los resultados en el tiempo, con la práctica necesaria.

El origen de los mudras no está muy claro, aunque en el mundo occidental los conocemos gracias al mundo oriental, gracias a la introducción de sus doctrinas e ideologías. Hay mudras muy complejos que implican a todo el cuerpo, pero también hay mudras muy sencillos e igualmente poderosos que sólo requieren de nuestras manos para alcanzar nuestros objetivos. Para practicarlos no es necesaria una gran habilidad sino bastante práctica , especialmente con aquellos que son muy complicados.

Los dedos se van uniendo entre sí de maneras muy diversas donde a veces sólo es necesario un roce y en otros una gran presión. Debido a la diferente cualidad de cada uno de ellos es recomendable utilizarlo durante un tiempo determinado.

 

El sentido oculto de los mudras

El hecho de que el origen desconocido de los mudras es inexacto, se cree que han existido por siempre, siendo los mismos un lenguaje gesticular simbólico, teniendo un trasfondo diferente al que nosotros imaginamos, un significado oscuro al que nunca nos han informado.

Ciertos mudras no sólo almacenan un lenguaje no verbal sino que además una forma de poder, símbolos que a la vez significa “Simbolei” (unión, alianza, confesión, fusión o mezcla) y lo contrario es “Diabolei” ( división, alejamiento, ruptura, separación y oposición). De ahí la palabra Diablo que hace referencia no a la entidad que lo identifica, sino a la separación, disgregación; por lo tanto son poderosas invocando arquetipos, actuando sobre el inconsciente.

En la antigua magia eran símbolos de poder que sellaban, invocando algunas energías o entidades. Un ejemplo en EEUU utilizan alegremente el símbolo “I love you” que es del lenguaje mudo (mano cornuda), los cuales lo utilizan en el mundo de la música, políticos artistas, etc. También la pirámide inacabada que lo utilizan como un talismán impreso incluso hasta en el mismo dólar, sin saber a qué obedecen, y tanto la pirámide como la mano cornuda (i love you) son utilizados ignorando realmente el efecto que puede llegar a producir, sea esto bueno o malo; dependerá de la persona de quien lo ejecute.

El famoso símbolo que popularizó Churchill, la “V de la victoria” tiene un oscuro significado, quien fue entregada por Aleister Crowley haciendo alusión a los bajos instintos del humano, presumiblemente al macho cabrío (arquetipo de la cabra), muchos creyendo equivocadamente que su significado es de paz.

El famoso gesto de Winston Churchill de “V de la victoria”

Existen diversos mudras utilizados antiguamente por la realeza, los cuales significaba un lado oculto para muchos, poder ilimitado y sometimiento de las masas. Lo importante de todo esto es no utilizar gestos ni símbolos de los cuales ignoramos su verdadero origen y significado, porque estaríamos generando todo lo contrario a nuestras intenciones.

Principales mudras utilizados:

 

  • Mudra de la armonía: Se realiza uniendo el dedo pulgar con el índice en ambas manos, quedando la palma completamente abierta. Esto hace que se cierre un circuito de energía que nos permite relajarnos y entrar en una armonía perfecta.

 

  • Mudra de la sabiduría: Se uno el dedo pulgar con el dedo medio, en ambas manos, el resto de los dedos quedan extendidos. En este caso se pretende conectar con la sabiduría universal, cosas importantes fluirán en el interior de tu conciencia.

 

  • Mudra de la energía y la vitalidad: Para realizar este mudra une tu dedo pulgar con el anular en ambas manos, el resto de los dedos permanecerán extendidos. Se lo utiliza en ocasiones de cansancio y agotamiento, podrás ayudarte y revitalizarse en tus trabajos de relajación y meditación.

 

  • Mudra del amor: Este mudra se forma uniendo las dos palmas de las manos a la altura del pecho. Se lo utiliza mucho para hacer oración, pero los metafísicos lo utilizan para conectarse con la fuerza del amor que reside en el centro de nuestro corazón. Hace un reciclaje perfecto en todo nuestro sistema energético.

 

  • Mudra Kubera: Para formar el mudra kubera sólo tienes que juntar las yemas de los dedos pulgar, índice y medio, doblar hacia el centro de la palma de la mano los dedos anular y meñique. Es recomendable acompañar este mudra con visualización sobre lo que se desea.

El mudra Kubera tiene la propiedad de concentrar toda la energía del cuerpo, la mente y el espíritu en algún deseo concreto.

 

  • Pushpaputa-Mudra: Para realizar este mudra sólo tienes que apoyar las palmas de las manos hacia arriba sobre tus piernas, los dedos deben estar juntos y muy relajados. Este mudra es de apertura, abriendo tu pensamiento a la felicidad y a todos los milagros que tiene la vida preparado para ti.

 

  • Hakini Mudra: Realizar este mudra todos los días puede equilibrar la energía del sexto chacra más conocido como el “tercer ojo”. Para realizarlo correctamente sólo tienes que “juntar” las yemas de los dedos de ambas manos, tratando de que queden a la vez, lo más abiertas posible.

 

La ayuda energética y espiritual otorgado en los mudras, puede resultar incomparable, pero cuidado con aquello que imitamos sin tener la información ni el conocimiento adecuado, porque pueden resultar en todo lo contrario y en forma negativa.

 

 

No te vayas sin comentar: