Para hablar del misterio de la caja Dybbuk, primero debemos saber que es un Dybbuk. Dicha palabra significa “espíritu atado”, un concepto judío donde el alma de poco evolucionada o simplemente donde predomina el mal sobre el bien. La persona cuando muere, no ha podido seguir con su ciclo de reencarnaciones necesarias para cumplir el fin espiritual individual que Dios le ha dado, y en consecuencia, se ha quedado en este mundo en busca de poseer el cuerpo de alguien para así poder cumplir con su finalidad.

El grado de oscuridad de un Dybbuk dependerá del grado de maldad que haya poseído la persona antes de morir. En el Talmud se habla de espíritus desencarnados, sin embargo, no se destaca el concepto de la transmigración, necesaria para la concepción del Dybbuk.

Fue en el siglo VIII, dentro del misticismo desarrollado por cierto eruditos de las comunidades judías de Europa, cuando pese a la oposición de muchos teóricos, la idea de la reencarnación finalmente se aceptó. Ya en el siglo XII esta idea de reencarnación pasó a formar parte de la Kabbalah. En dicha idea, ocurre que cuando una persona muere normalmente transmigra a otro cuerpo al momento de nacer, no en la concepción como se cree en la religión católica.

A veces el proceso de transmigración se ve detenido, y es acá donde las almas presentan una tendencia natural a buscar un cuerpo; y puede ocurrir el caso de Dybbuk (segunda forma de transmigración), donde el alma busca poseer el cuerpo de otra persona, ya sea para evitar el castigo de los ángeles que ayudan a separar el alma del cuerpo, evitar castigos relacionados a su vagabundeo, con el fin de buscar venganza o simplemente para huír de su situación de extravío.

Así la persona poseía pueda que no sienta que un Dybbuk lo ha poseído, y si éste se manifiesta puede llegar a atormentar a su portador.

El caso de la caja Dybbuk

Dicho caso alcanzó fama luego de que la caja fuera rematada en Ebay, y junto con su historia de horror. Dicha caja era supuestamente un mueble que se usaba para almacenar vinos y se cree que el mismo se encuentra habitada por un Dybbuk, de ahí su nombre.

El artículo de la caja puesta a la venta en Ebay en 2003

La historia de esta caja se remonta al final de la segunda guerra mundial, cuando su propietaria original, una sobreviviente del holocausto polaco, huyó a España y luego a EEUU. Ella falleció en 2001 a la edad de 103 años, entonces un restaurador de muebles compro la caja en un remate en Oregon. La nieta de la sobreviviente le contó que la caja había estado en el cuarto de costura de su abuela, la cual nunca había sido abierta, ya que se sospechaba que un Dybbuk vivía en su interior. Su abuela le había pedido que la caja fuera enterrada con ella, pero eso era imposible ya que se contradice a la leyes judías ortodoxas.

El restaurador de muebles le ofreció devolverle la caja pensando que era un recuerdo sentimental, pero ella se negó rotundamente al ofrecimiento tras denotar una clara crisis de nervios. Omitiendo el pedido de la nieta, el restaurador abrió la caja donde encontró dos peniques de 1920, un mechón de cabello rubio y otro de cabello castaño, una copa de vino de oro y una pequeña figura que tenía grabada la palabra hebrea “shalom” (bienestar o paz).

El gabinete fue restaurado y regalado a su madre en el día de su cumpleaños, y tan sólo cinco minutos después de que su madre partiera, sufrió un derrame cerebral con la que perdió el habla y sólo balbuceaba a su hijo que había odiado el regalo. También contó en una ocasión encontró el taller totalmente destruído, lo cual era extraño ya que se encontraba bajo llave y sin nadie en el interior.

La caja maldita no ha sido destruida debido a que quien lo hiciera, sufrirá una posesión demoníaca. Varios dueños de la caja informaron extraños fenómenos que la rodean, comentando entre estos, un nauseabundo olor a amoniaco que proviene del Dybbuk, y pesadillas acerca de una horrible anciana junto a la caja. Actualmente la caja pertenece a un catedrático y director del museo de Missouri.

Esta historia sirvió como hincapié inicial para la realización de un película perteneciente al género de terror llamada “Posesión”, la cual está basada enteramente en la verídica historia de la caja Dybbuk.

 

 

No te vayas sin comentar: