Kabbalah es una palabra hebrea que significa conocimiento o tradición, es un conjunto de reflexiones místicas y esotéricas sobre el antiguo testamento; no hay exactitud sobre el origen de la Kabbalah, pero según la leyenda dice que estando Moisés en el monte Sinaí, Dios le habló al oído y le otorgó la sabiduría secreta de la Kabbalah, y desde entonces este antiguo conocimiento fue transmitido oralmente de generación por los iniciados. El término Kabbalah ha sido empleado para marcar el fundamento de ciertas costumbres religiosas, y por otro lado, testimoniar la continuidad espiritual de la historia judía.

Los kabbalistas dicen que la cadena de esta religión ha sido rota muchas veces y que la revelación inicial ha sido adulterada a consecuencias de influencias extranjeras. El texto más antiguo de la Kabbalah, es el llamado “Libro de la creación”, aparece vinculada a diez sefirot o diez números elementales y la combinación de las veintidós letras del alfabeto hebreo.

A través del tiempo, desde el siglo XIII, esta doctrina se convirtió en una teología mística típicamente judía, difundiendose a través de la obra kabbalística más conocida como el Zohar (libro del resplandor), en donde se describe el lazo místico que existe entre el mundo sobrenatural con el mundo terrestre, y exalta el destino del hombre y su función en el universo. Este libro pasó a ser el libro de los kabbalistas, que contiene el sentido esotérico de la Torá.

La Kabbalah aunque es netamente judía ha influido en todas las épocas, tanto en el misticismo islámico, como en el cristianismo, de tal manera que una línea de conocimiento espiritual tan antigua, puede sobrevivir a las vicisitudes emergiendo cuando lo necesite.

El primer paso para entender la Kabbalah es familiarizarse con el árbol sefirótico, según el Zohar es el proceso creativo del universo y del hombre, hecho a imagen y semejanza de Dios; se compone de diez sefirot que corresponden a todas las leyes que rigen la existencia, teniendo cada uno un nombre y un número; están dispuestas en tres columnas de tal manera que los de la derecha agrupan los principios masculinos, luminosos y constituyen la misericordia, los de la izquierda contiene los femeninos, pasivos y oscuros que forman la columna de la severidad; la armonía entre ambos se consigue con la columna del equilibrio que se encuentra al medio, también denominada del alma o la conciencia, el Zohar es dice que es la columna perfecta, ya que armoniza las fuerzas luminosas y las oscuras sin perder su independencia.

En el árbol de la vida se indica el camino seguido por Dios, quien en un relámpago descendió a través de la restante sefirot, hasta llegar a Maljut, Ketter es la emanación de la divinidad, cuando el alma llega a esta esfera, es porque ha conseguido la unión con Dios.

Para unirse con el ser supremo el alma debe retroceder un inmenso camino; lo cual representa un largo y fatigoso ascenso a través de los distintos sefirot, dificultado por numerosísimos obstáculos.

No te vayas sin comentar: