Se han encontrado alusiones de gigantes en todo lo largo de la historia y en distintas civilizaciones, como por ejemplo los griegos, romanos, también mayas e incas que creían también en la existencia en una raza de gigantes antes del diluvio universal. El más famoso fue Goliat que tenían 4 hermanos, también gigantes. Los sumerios en sus tablas de arcilla también hacen referencia de sus dioses, los cuales eran representados en sus dibujos con una estatura superior a la de los hombres (6000 años de antigüedad). También narraban cómo esos dioses se unieron con las hijas de los hombres y nacieron gigantes llamados titanes, tan destructivos eran estos titanes que los dioses decidieron aniquilarlos.

El libro apócrifo de Baruch, dice que Dios envió el diluvio y destruyó toda la vida en la tierra, incluidos los 400.000 gigantes.

Antes de los israelitas, en el libro de Deuteronomio, se hablaba del rey de Basán, llamado Og, era el único que de la raza de Rafaín quedaba. (Rafaín en hebreo significa gigante).

En el libro de los números se dice que Moisés envió a unos hombres a buscar asentamiento, y cuando regresaron dijeron que habían visto gigantes. Babilonia fue reconocida por su riqueza, pero anteriormente estuvieron allí los sumerios, que tuvieron contacto con los seres del cielo.

En el 2003 se hizo un gran descubrimiento en los montes Bucegi, donde EE.UU. presionó al gobierno de Rumanía para que no se diera a conocer al mundo el control de la zona y de la expedición rumano-americano. Caesar Brad, importante investigador y experto en fenómenos extraños, implicado en este descubrimiento, fue visitado a través del servicio de Rumanía por Massini, que tenía una gran influencia política.

Un satélite dedicado al espionaje geodésico descubrió en el 2002 un hueco en los Montes Bucegi. Este espacio vacío en el interior de la montaña no se podía identificar a partir del exterior, empezaba directamente dentro de la montaña a una cierta distancia de la ladera y tenía la forma de un túnel. El escaneado que el satélite hizo en la montaña mostraba dos barreras energéticas, dos estructuras de separación de energía artificial, la primera era como una pared que bloqueaba el acceso al túnel, la segunda era como una bóveda o una esfera situada al final. Casualmente estalló la guerra de guerra de Irak y más tarde los norteamericanos tuvieron acceso al mayor descubrimiento de la zona, al parecer lo que se encontraba allí tenía que ver con el pasado de la Tierra, una estructura que era mucho más grande que la de Irak. Encima de los montes Bugeci también se encuentra una pirámide energética que tiene una función protectora, manteniendo a salvo algún tipo de secreto. Massini aportó tecnología militar norteamericana ultra sofisticada para perforar la barrera energética y cualquier tipo de roca, que consistía en un chorro de plasma y un campo magnético rotativo.

La entrada parecía una estación de metro, con las paredes pulidas, al final del túnel había una enorme entrada de piedra que se movía deslizándola hacia la izquierda con dos barreras energéticas impidiendo el ingreso al túnel. Dando golpes al triángulo desde el centro de la roca cuadrada y pulida pusieron en marcha la gran puerta de piedra, que se deslizó dentro de la pared, desconectando la barrera energética y abriendo la puerta de tierra, en ella se encontraba una gran galería y aunque no había ninguna fuente de luz se podía ver iluminada; después de desconectar la barrera energética del gran escudo semiesférico al lado opuesto de la cámara, de pronto sufrió su vibración y comenzó a emitir una vibración más alta, parece ser que el escudo energético de Irak se activó de golpe y apareció delante de él un holograma de la Tierra, al parecer los dos escudos semiesféricos de la tierra estaban conectados.

En la sala de entrada había unas mesas de piedra de unos 2 metros de altura, encima de ellas de encontraron signos de una escritura desconocida, parecidos a la antigua escritura cuneiforme se componía por triángulos y círculos.

Había 5 mesas a cada lado de la sala, cuando uno se acercaba a una de ellas se activaba una proyección holográfica, las imágenes tridimensionales eran perfectas, de casi dos metros de altura se ponían en marcha por sí solas, ya que interactuaban con la persona que se acercaba; parecía ser una gran biblioteca de universo, había una gran bóveda que proyectaba un holograma de los principales aspectos más lejanos de la humanidad.

Los seres que construyeron todo esto debieron ser muy altos, sino no se puede explicar el gran tamaño de todos los objetos de la sala de proyección.

Las historias del pueblo de Bozioru sobre gigantes, tiene pruebas auténticas, como cementerios con esqueletos de gigantes que se descubrieron por casualidad. Cuando plantaban manzanas descubrieron esqueletos que medían dos metros y medio, desgraciadamente los EE.UU fue advertido de lo que pasaba, se pusieron en contacto con los políticos rumanos, y al temerles no supieron que hacer; el estado de Rumanía iba a ser una declaración oficial, pero algunos miembros del congreso para la defensa se opusieron, porque al enterarse EE.UU. acerca de la declaración de Rumanía, bloquearon todas las transacciones financieras y al acceso a todas las instituciones financieras.

Dicha declaración hubiera mostrado al mundo todo el descubrimiento en el monte Bucegi, con fotos como prueba, y lo más importante es que se hubiera revelado el verdadero origen de la humanidad.

No solo en textos y leyendas antigua podemos encontrar la existencia de gigantes, sino que también en descubrimientos arqueológicos, como en la India, Tíbet, Sudamérica, y algunos de estos esqueletos datan de 45.000 años de antigüedad. Cerca de la antigua Unión Soviética se encontraron esqueletos de más de 3 metros de altura, con 6 dedos en cada manos y pies. El Gigante de Java, al sur de China también tenía 6 dedos. En Sudáfrica se encontraron esqueletos de más de 5 metros de altura, en 1946, también en EE.UU. con gigantes de más de 3 metros de alto, con 2 filas de dientes y también con 6 dedos. En 1912 en Nevada, en una cueva descubrieron restos de gigantes pelirrojos momificados de 3 metros y los indios Payos decían haber tenido contacto con ellos, según, las tribus de los gigantes devoraban a sus muertos y es por eso que los combatían.

Hay una lista interminable de existencia de dichos seres, entonces con todos estos datos ya no es posible que se siga negando la existencia de los Gigantes.

No te vayas sin comentar: