Actualmente en los Estados Unidos hay una epidemia de cocaína y heroína, entre otras drogas; y muchas otras están llegando a ese país en una cantidad jamás vista anteriormente. ¿Acaso el gobierno de EEUU y la Agencia Central de Inteligencia (CIA) tienen la culpa de inundar con cocaína las calles de su país en los 70′, al apoyar secretamente el narcotráfico?

Varios empleados retirados de la CIA, de la Administración para el Control de Drogas (DEA en inglés) y de la policía, además de numerosos periodistas de investigación, creen que esto es verdad, y que varios funcionarios del gobierno y de la CIA deben rendir cuentas e incluso ser juzgados ante la justicia.

Michael Levine, un veterano de la DEA de hace 25 años y autor del libro Triangle of Death (Triángulo de la Muerte),  afirma que la CIA jugó un papel fundamental al permitir el tráfico de drogas, particularmente cocaína desde América Latina a los Estados Unidos.

Desempeñándose como agente encubierto por muchos años de su vida, Levine descubrió de primera mano que la CIA sabía que las drogas estaban siendo contrabandeadas a las calles de las ciudades de EEUU, pero la agencia no hizo absolutamente nada al respecto. Él afirma que la agencia incluso filtró operaciones encubiertas de la DEA en los carteles de droga.

Otros agentes de la DEA hicieron afirmaciones similares.

El ex jefe de la DEA, John Lawn, testificó que Oliver North, teniente coronel de la infantería de marina que en la década de 1980 sirvió en el Consejo Nacional de Seguridad en la Casa Blanca, y junto a otros oficiales, “crearon una red de contras  privatizada que atrajo a traficantes de drogas que buscaban protección para sus operaciones,” luego se hizo la vista gorda a numerosos reportes de contrabando de drogas relacionado con los contras, y trabajaron activamente con conocidos contrabandistas de drogas tales como el dictador panameño Manuel Noriega. Lawn juró bajo juramento que North filtró prematuramente una operación encubierta de la DEA, poniendo en peligro la vida de los agentes, por ventaja política en una próxima votación del congreso para la ayuda a los contrarrevolucionarios. – Fuente

Oliver North, por supuesto, negó todo conocimiento de contras involucrados en el tráfico de drogas. Durante la audiencia congresional de Irán-Contra en 1987, cuando comenzaron las acusaciones, North declaró durante su declaración inicial:

“Algunos dijeron que yo estaba segundo en el poder al Presidente de los Estados Unidos, otros dicen que permití el tráfico de drogas para generar fondos para los contras, que personalmente ordené asesinatos, o que estaba conduciendo mi propia política exterior. Incluso se ha sugerido de que yo era el confidente personal del presidente de los Estados Unidos. Esas, y muchas otras historias más son claramente falsas.” – Fuente

En un conocido programa estadounidense de política llamado “Hannity and Colmes”, North reafirmó:

“El hecho es que nadie en el gobierno de los Estados Unidos, remontando a los primeros días de este asunto bajo Jimmy Carter, tuvo algo que ver con el uso de drogas para apoyar la resistencia nicaragüense. Nadie en el gobierno de los Estados Unidos. Mantendré esta posición hasta mi tumba”. – Fuente

Levine hace referencia al diario de North, el cual no fue presentado ante la audiencia congresional. Diarios, e-mails y memorandos de North se hicieron públicos por el Archivo Nacional de Seguridad mucho después, en febrero de 2004. Los documentos revelaron:

En las anotaciones del diario del Sr. North, del cuaderno de reportero que guardó en esos años, indicando múltiples reportes de contrabando de drogas entre los contras. Una investigación del Washington Post publicado el 22 de octubre de 1994 no encontró evidencia de que hubiera transmitido esos reportes a las DEA o a algún otra autoridad encargada de hacer cumplir la ley.

 

Memos del ayudante de North Robert Owen al Sr. North narrando “indiscreciones” en el tráfico de drogas entre los contras, advirtiendo que un conocido avión de contrabando de drogas entregaba “ayuda humanitaria” financiado con la ayuda de los contribuyentes bajo la supervisión del Sr. North.

 

Los e-mails de la Casa Blanca del Sr. North relatan sus esfuerzos para sacar de la cárcel a un general hondureño que podía “destapar la olla” sobre la contra-guerra secreta, a pesar de que el Departamento de Justicia calificara al hondureño como un “narcoterrorista” por su participación en el contrabando de cocaína y en una conspiración de asesinato.

 

Los e-mails y anotaciones del diario del Sr. North en su reunión personal el 22 de septiembre de 1986 con Noriega, siguiendo la oferta de Noriega de “cuidar” el liderazgo Sandinista si la Casa Blanca ayudaba a “limpiar su imagen”. – Fuente

¿Por qué el gobierno, sus agentes y empleados pueden mentirle a sus ciudadanos con impunidad, pero los ciudadanos se arriesgan a ser encerrados en prisión si ellos le mienten al gobierno?

La presentación anterior además muestra a Gary Webb, un reportero investigador para el San José Mercury News y autor del libro “Dark Alliance: The CIA, the Contras, and the Cocaine Explosion.” (Alianza Oscura: La CIA, los Contras y la Explosión de la Cocaína)

Casi una década después de la audiencia del congreso Irán-Contra, a través de una serie de artículos publicados en 1996, Webb creó alboroto en las comunidades del sur de California cuando también alegó que la CIA tenía conexiones con una red de tráfico de drogas que llegaba hasta California.

En sus trabajos publicados, Webb alegó que la CIA y varios funcionarios del gobierno estadounidense, incluyendo Oliver North, fueron totalmente conscientes de que los contras estaban contrabandeando cocaína hacia los EEUU. Él creyó que los lazos entre estas dos organizaciones eran tan cercanas, que los contras podrían haberse llamado una “filial” de la CIA, debido a frecuencia de sus reuniones con agentes de la CIA. Los artículos de Webb fueron criticados, su carrera destruida, y él se convirtió en un blanco de una venganza del gobierno. Su muerte en 2004 fue declarada oficialmente como suicidio.

Oliver North es ahora una presencia regular en los medios de comunicación, como FOX News en su serie de documentales “War Stories with Oliver North”, y otras apariciones como comentarista experto. La guerra contra las drogas ha dado pasos agigantados en la década de 1970. y se ha convertido en una característica común en nuestras vidas, pero mientras muchas personas alrededor del mundo sufren por su fin, la verdad acerca de su creación continúa siendo expuesta.

No te vayas sin comentar: