El miedo a lo desconocido ha atormentado a la humanidad desde sus humildes comienzos. Hemos temido a los fenómenos que no podemos explicar y creamos a los dioses y religiones con el fin de explicarlos. La religión ofreció una consolación muy necesaria para los seres humanos que vivieron en el miedo y la ignorancia.

El hecho que todas las tribus de cada rincón del planeta hayan tenido un conjunto de creencias prueban que la espiritualidad y la búsqueda para desvelar los secretos del universo fueron encendidos por la necesidad de superar el miedo a lo desconocido. Es por eso que santuarios y templos estuvieron entre las primeras estructuras creadas por la humanidad, y algunos de estas construcciones, las cuales sobrevivieron hasta nuestros días, llevan evidencia oculta del conocimiento que tuvo el primer hombre. Este conocimiento se mantiene fuera de nuestro alcance y solo podemos especular el por qué y cómo construyeron estos monumentos que duraron a través de los milenios.

Las estructuras megalíticas datan tan atrás como en el período Mesolítico y Neolítico, lo que significa que las primeras fueron construidas alrededor del 9500 A.C.  Aunque el Stonehenge es probablemente el más famoso, desde luego, no es el único sitio. Por otra parte, no son un fenómeno exclusivamente europeo desde que incontables estructuras megalíticas fueron descubiertas en Asia, África, y en el Oriente Medio. El término Megalítico se refiere a un o un grupo de piedras de gran tamaño (Dolmen) que permanecen de pie sin el uso de concreto o mortero.  Muchas teorías diferentes se desarrollaron con el fin de explicar cuál era el uso de estas piedras. Algunos dicen eran para marcar territorio, mientras que otros afirman que sirvieron como templos e incluso como sitios de entierro.

Estructura Avebury

El diseño original de Avebury, publicado en la edición de finales del siglo 19 de la enciclopedia sueca. Ilustración original por John Martin, basado en una ilustración por John Britton

Dejando de lado todas las incógnitas relacionadas con la construcción de las estructuras megalíticas, los científicos trataron de resolver la pregunta que es mucho más compleja.

¿Estos monumentos tienen energía, o son sólo roca estéril?

La pregunta es bastante sorprendente si, ellos generan un campo magnético que interrumpe el campo geomagnético. De acuerdo a un número de estudios científicos, la ubicación de estos sitios no es de ninguna manera accidental. Uno de los mejores ejemplos es el sitio Avebury situado en el sudoeste de Inglaterra que se compone de tres círculos de piedras. Estos círculos fueron formados de tal forma que interrumpe las corrientes telúricas en el suelo y por lo tanto concentran la energía en la entrada de esta estructura circular. El terreno en el que estas piedras están colocadas está premeditado con el fin de crear una trayectoria para la corriente magnética. Es muy poco probable que los constructores de Avebury tuviesen conocimiento de estos hechos.  Sus razones estaban probablemente relacionadas a los efectos que pudieron fácilmente observar, por lo que la ubicación jugó un papel vital en el proceso de crear estas estructuras.

Las siguientes palabras por el reconocido científico Pierre Mareaux explica como una sola piedra o dolmen actúa:

El dolmen se comporta como una bobina o un solenoide, en el que se inducen corrientes, provocado por las variaciones, más débil o fuertes, del campo magnético circundante. Sin embargo, estos fenómenos no se producen con cualquier intensidad a menos que el dolmen esté construido con rocas cristalinas ricas en cuarzo, como el granito.

Las palabras de Mareaux destaca la importancia de la composición química de la piedra, pero no pudieron explicar cómo los hombres prehistóricos fueron capaces de diferenciar entre una piedra de granito y otra que no fuese rica en cuarzo. Se llevó a cabo su investigación en la región Carnac en Francia, que tiene más de 80.000 estructuras megalíticas. También es unas de las zonas más sísmicamente activas en esa parte de Europa. La vibración es especialmente importante debido a que parece sólo si las piedras oscilan constantemente a una determinada frecuencia que adquieren la habilidad de convertirse en activa electromagnética. ¿Puede ser que nuestros ancestros relacionaron la actividad electromagnética de la Tierra a lo divino y si es así cómo fueron capaces de detectarlo?

Los lugares sagrados son quintoesenciales para todas las culturas que conocemos. Templos y altares sirvieron como refugios del mundo diario, estos fueron los lugares donde la gente pudo comunicarse con los dioses. Es un hecho bien conocido que los sitios que tienen un campo magnético más débil puede incitar alucinaciones. Esto sucede porque la glándula pineal es altamente sensible a los campos electromagnéticos, y su estimulación produce serotonina en el cerebro que crea efecto similar a las drogas alucinógenas. Estados alterados de la mente se han a menudo relacionado con visiones y el estado de trance que los monjes se encontraron durante los rituales. Es a través de estas revelaciones que ellos recibieron la palabra de Dios. Parece que los dólmenes bloquean el campo geomagnético de la Tierra y crean un campo más débil dentro de la estructura, lo que puede explicar porque usaron estos sitios para sus ceremonias.

Una sección de los alineamientos de Carnac en Francia. Estas piedras de granito se colocaron en largas filas en algún momento entre 5.000 y 3.000 años antes de Cristo.

Una sección de los alineamientos de Carnac en Francia. Estas piedras de granito se colocaron en largas filas en algún momento entre 5.000 y 3.000 años antes de Cristo.

 

Un fenómeno interesante fue descubierto por la NASA en 2008, llamado Evento de Transferencia de Flujo. Estos eventos ocurren debido a que la magnetosfera de la Tierra y el campo magnético del Sol son presionados uno contra el otro, y aproximadamente cada ocho minutos un “portal” se abre, permitiendo que las partículas de alta energía fluyan. El hecho más interesante son las formas cilíndricas que tienen estos portales. Una forma cilíndrica que es a menudo mencionado en las descripciones del ascenso de las almas a los cielos.

Una representación artística del evento de transferencia de flujo

Una representación artística del evento de transferencia de flujo

 

¿Es posible que nuestros ancestros detectaron fuerzas magnéticas y lo atribuyeran a sus dioses? Ellos adoraron los poderes invisibles que parecían mágicos y construyeron santuarios en honor a ellos. Al adorar estas fuerzas no estaban adorando a algún ser extraterrestre, sino a la magnificencia de nuestro propio planeta.

 

No te vayas sin comentar: