Un continuo asalto a la psique pública por el complejo industrial del entretenimiento apunta a desorganizar y descarrilar al individuo. Es un mundo regido por el terror, y para encontrar alivio de ese continuo miedo y estrés, estamos invitados a buscar refugio en hábitos y actividades autodestructivas y sin sentido. Los modelos de celebridades en nuestra cultura marcan el camino, dando el ejemplo de cómo abandonarnos a la “orgía” generalizada de libertinaje y estupidez.

A través del formato de noticias 24/7, los medios de comunicación mantienen la conmoción y el temor fluyendo constantemente, y la cultura pop corporativa es el escape. Las estrellas pop son seleccionadas por su incapacidad frente al control MK Ultra / Monarca. Este tipo de programación es necesaria para convertir a las personas en títeres de celebridades cuyo comportamiento debe ser emulado por el público. Las estrellas que hacen esto se convierten en el mejor de los casos, en iconos del simbolismo Illuminati, utilizando sus carreras y almas para explotar mensajes ocultos e ideas a las masas.

Tomemos de ejemplo el famoso meme de la celebridad cubriéndose el ojo con una mano, todos lo hacen. ¿Es sólo una coincidencia creativa, o son estas estrellas necesarias para lograr esta pose? Si forma parte de sus contratos hacer eso, ¿qué significa?

 

Es control mental.

Los manipuladores empleados por la industria multimillonaria del entretenimiento moldean estas celebridades desde niños, sometiéndolos a diversas formas abusivas de tortura psicológica. Están programados para desempeñar el papel de la fama y el éxito, pero en última instancia, están conectados a la autodestrucción antes de que el mundo entero lo haga. Miley Cyrus, Ariana Grande, Katy Perry y Amanda Bynes son algunos de nuestros ejemplos contemporáneos.

Roseanne Barr habló sobre la programación MK Ultra en Hollywood en una entrevista con Abbey Martin en RT en inglés:

Muchas otras celebridades también han hablado. Corey Feldman se hizo público al reclamar que la cultura de Hollywood está llena de pedofilia, que es un poderoso medio para destruir psicológicamente a un niño. Bill Clinton incluso admitió que el gobierno ha estado participando en programas del tipo MK Ultra, donde se llevaron a cabo experimentos con personas en contra de su voluntad.

Esta conspiración ilimitada de celebridades mentalmente controladas es omnipresente y el simbolismo del ocultismo, de la pedofilia y de los Illuminati están en todas partes.

El cubrirse un solo ojo es un saludo al “ojo que todo lo ve” de los Illuminati

Estando sometido a la programación Monarca y al condicionamiento de MK Ultra, se desarrolla una forma de esquizofrenia en la víctima, haciéndoles asumir dos personalidades distintas. Una personalidad es capaz de llevar a cabo cualquier comportamiento degradante y auto-destructivo, necesarios para llevar a cabo tales rituales, y ridículas actuaciones públicas. La otra personalidad, el yo verdadero y privado es sometido, eventualmente con el tiempo rogando por ayuda.

Esto sucedió recientemente con Katy Perry que se descompuso en público. Tuvo un ataque psicótico en el escenario, y luego terminó haciendo extrañas declaraciones públicas sobre el deseo de ser nuevamente ella misma. Ella se afeitó la cabeza, como muchas de estas estrellas hacen como un primer paso en la recomposición de una identidad desde una psique destrozada. Britney Spears sufrió una crisis casi idéntica al final de su carrera.

Esto establece un ejemplo para aquellos que están en la audiencia. Ser escandaloso, ser un títere, destruirse a uno mismo.

¿Cuál es el propósito?

… mientras miraba más de cerca la forma en que el poder se afirma sobre nosotros, se hizo más obvio cuánto la cultura popular mainstream (y en particular los videos de música) sindica una mentalidad títere, donde los cuerpos son aparentemente controlados y manipulados por fuerzas externas. Sin embargo, a pesar de las imágenes oscuras y ocultas que estamos acostumbrados a ver en videos de artistas como Rihanna, Lady Gaga, Justin Bieber, Beyoncé y Britney Spears, su música mantiene una calidad empalagosa que crea una discordia inquietante. ¿Existe una agenda oculta detrás de la creación de estos iconos pop y los jóvenes están condicionados a aceptar la hiper-sexualización, la militarización y la tortura física y mental con esta cultura pop “Disneyzada cubierta de azúcar”? ”  Rosie Kay, coreógrafa de Danza,

El objetivo es tomar a un joven, convertirlo en famoso y ponerlo en el escenario para compartir los valores de los Illuminati de la hipersexualizacion, el libertinaje, la esclavitud, la degradación espiritual, el consumismo y la adoración del dinero y la autoridad.

Este experimento psicológico en curso el cual ha hecho más que tal vez cualquier otro programa existente en el marketing de la cultura de la muerte a cada nueva generación. La autodestrucción se ha presentado como la forma más alta de logro personal. En esta cultura, nada es chocante, ni la guerra permanente, ni la vigilancia, brutalidad policial, corrupción, destrucción ambiental, nada.

Conclusión

Los símbolos de los Illuminati omnipresentes en nuestra cultura subvierten nuestros valores naturales, independientes y humanistas con un ataque pernicioso de estupidez, absurdo, basura sexualizada y escape a través de la intoxicación. En ningún otro ámbito cultural la ingeniería social y la manipulación moral son más frecuentes que en el mundo del entretenimiento pop.

“La agenda de la élite está arraigada en el miedo, el pánico y el terror. Tal emoción es una moneda de oro, un activo inestimable que puede usarse para dar forma y moldear la sociedad con poca o ninguna resistencia.” – Vigilant Citizen

 

 

 

No te vayas sin comentar: