Para los hindúes significa “enroscada”, debido a que toda energía tiene un movimiento circular; es identificada como energía cósmica, impulso sexual, porque se considera motor fundamental de la vida y fuente de energía vital para todos los chakras; que a su vez es centro de energía, concentrada a través de los cuales, el alma de conecta con el cuerpo. La misión de esta energía es, purificar con su ascenso, los cuerpos inferiores del hombre, físico, mental y emocional, haciéndolos aptos para recibir las altas energías del espíritu, que de otra forma no podría darse. Esto ha venido sucediendo durante toda la evolución del hombre, ahora estamos en una etapa en la que dicha energía se está despertando naturalmente en muchas personas, con lo que crece su nivel vibratorio como seres espirituales y a la vez afectando de manera positiva a su entorno; teniendo como resultado final, elevar el nivel vibratorio del planeta.

Dice la física cuántica que, entre dos partículas, el cambio de la primera se verá reflejada el cambio de la segunda; su actuación consiste en elevar las vibraciones atómicas de los cuerpos inferiores de lo que es la materia, con el fin de nivelarlos con las altas vibraciones de los cuerpos superiores (espirituales).

El órgano más cambiado por esta energía es el cerebro, por lo que suele provocar dolores de cabeza y otras molestias. Por ello es que se trata de un proceso que necesita su tiempo y su asimilación, ya que una subida demasiado pronto, sin que el cuerpo haya tenido tiempo para madurar, produce un choque como una energía atómica; y es la que puede lograr transformaciones físicas, llamadas comúnmente milagros.

Saber esto ayuda a soportarlo, aunque el proceso una vez comenzado no puede volver hacia atrás y no queda otro remedio que pasarla. Cuando se va realizando las distintas purificaciones, y el sistema se va desembolsando de las energías negativas, la Kundalini asciende sin obstáculos y sale por el chakra de la coronilla y cae como una lluvia de energía sobre la persona, llenándola de felicidad, energía y plenitud espiritual. De cada uno depende su desarrollo tratando de no bloquear su paso (fuego del espíritu que vive en la materia).

En muchas culturas es considerada como una serpiente de fuego que descansa en la columna vertebral y tiene como finalidad la “iluminación espiritual”. Según algunas creencias orientales, existen pasos de Yoga y disciplinas mentales, emocionales y físicas, para que la personalidad pueda ascender al espíritu, es el fuego eterno que se habla en la biblia y también se la relaciona con el miedo al castigo (infierno) por lo que muchas veces se ha confundido su significado.

No hay milagro, ni curación espontánea en la que no haya intervenido esta energía y en la purificación del cuerpo. No está sujeto a las leyes universales del tiempo, ni las molestias que acarrea su despertar. Siempre ha sido así, los místicos de todos los tiempos, la soportaron en nombre de sus metas (Buda, Jesús, etc.). El inicio de esta energía suele ser duro, por muy preparado que se esté, depende de la afinación, del desarrollo espiritual y físico que se tenga. Los comienzos suelen ser los más difíciles porque es cuando más desconcertados nos sentimos, por todo lo que estamos padeciendo, sin saber por qué; pero cuando la Kundalini sale por el chakra de la coronilla, es cuando tenemos la experiencia de la certeza, en la que todo lo pasado encaja, todo adquiere sentido, todo ha merecido la pena. Es seguir, pero de otra manera, es como descubrir, sentir que “el cielo estaba ahí”, que es un estado mental pero no nos dábamos cuenta de ello.

Las dolencias más comunes que se suelen sentir en el ascenso de esta energía es, crisis de pánico, ansiedad o angustia, hormigueos en el cuerpo, zumbido en los oídos, trastornos estomacales, cansancio, dolores en las articulaciones, mareos, que luego todo esto desaparecen al final.

En sánscrito, energía Kundalini significa, “energía de la serpiente” es la energía que todos los seres humanos tenemos alojada en la base de la columna vertebral, que cuando es despertada interviene en la evolución de la conciencia. También puede despertarse involuntariamente por el consumo de drogas o medicamentos, exceso de trabajo, abuso de las fuerzas físicas, un golpe en la base de la columna, traumas o miedo excesivos, meditaciones incorrectas, embarazos y partos, etc.

Es como si todo el organismo, estuviera siendo recorrido por una corriente donde se agudizan enormemente todos los sentidos; toma tiempo asimilar esta nueva energía.

La Kundalini ha existido en todos los tiempos, desde que el hombre habita la tierra, es una energía intrínseca a la evolución humana. Los místicos soportaron las molestias que esta energía produce, pero con un fin de fe superior; sólo hay que leer las experiencias de algunos santos (Santa Teresa, Juan de la Cruz, etc.), Krishnamurti, Krishna, entre otros. No hay información acerca de la Kundalini para las personas que la están padeciendo y no la conocen, no encontrando explicación para sus crisis, a veces mentales, físicas y emocionales; algunos la soportan porque están preparados “genéticamente” para ello y les ha llegado la hora de que así sea. Lo que puede ayudar es hacer Yoga, relajación, caminar, buscar la luz y el calor del sol, pero sobre todo empezar a cambiar los pensamientos negativos, haciendo afirmaciones positivas, tratando de estar felices y agradecidos con la vida.

No te vayas sin comentar: