Existen libros ocultos, prohibidos que se escapan el entendimiento y la razón humana. El libro de Dzyan no sólo reúne esas cualidades sino que también es el más antiguo y enigmático que se haya conocido.

Se dice que fue escrito por seres de otros mundos, antes de la propia humanidad, el cual se encuentra celosamente guardado en el Tibet, en que sólo unos cuantos pudieron acceder a él, debido a que podría producir la locura e incluso la muerte a su lector.

Se dice que también el libro es sólo una mera leyenda y que no existe en realidad. Sin embargo, hay pruebas que reafirma su existencia; se sospecha que se remonta a más de 18.000.000 de años. Su contenido es ininteligible, confuso, se necesita más que el intelecto para su interpretación. Es una obra misteriosa y enigmática a la que se le atribuye designios sombríos. Se piensa que fue escrito por seres que estuvieron mucho antes que la humanidad.

Este libro en realidad fue conocido por el ocultista Helena Blavatsky, quien aseguró haber accedido a una copia del original, escondido en un monasterio del Tibet. En él se revela la existencia de una comunicación de nuestro planeta con naciones extraterrestres.

Helena Blavatsky, quien afirma haber accedido a una copia del supuesto libro.

Blavatsky dijo que dicho libro está escrito en una lengua extraña y desconocida (llamada Senzar), del cual ella tradujo, revelando que este documento contiene más ideogramas que sílabas. Sin embargo, aparte de ella, nadie más ha podido comprobar su existencia, aunque dicen que otros más han tenido la oportunidad de analizar estos textos.

Mucho se ha dicho de este libro, siendo una más de las múltiples referencias que nos habla de la existencia de documentos que fueron destruidos, poseídos por organizaciones religiosas, por gobiernos y asociaciones ocultistas de la oscuridad.

Esta obra, de existir, rompería con todos los límites impuestos a nuestro pensamiento y origen. Sería la ruina para las religiones y sistemas de gobierno, esto sería la explicación y la razón por la cual este libro jamás salió a la luz, para el conocimiento total de la humanidad.

El libro de Dzyan, también conocido como las “Estancias de Dzyan”, revela varios extraños símbolos, imágenes y arcanos que sólo puede ser comprendido por unos elegidos. Algunos pasajes hablan sobre los distintos seres que han habitado la Tierra, comenzando por seres invertebrados que carecían de entendimiento e inteligencia, hasta gigantes hermafroditas que se autofecundaban. Los últimos seres que describen el libro son llamados bestias que carecían delicadeza.

La alusión más destacada es que en el año 9.564 a.C. se hundieron grandes franjas de la Tierra, ante las costas actuales de Cuba y Florida, y esto, dicen muchos eran tierras que pertenecían a la mítica Atlántida, cuyo nombre en ese momento no era el mismo.

Hay una coincidencia irrefutable de que existe entre el nombre de este manuscrito y el nombre de la religión de los Incas, esto se puede comprobar en una de los fragmentos escritos por un investigador proveniente de estos fragmentos escritos por un investigador proveniente de estos manuscritos prohibidos y ocultos que cita:

“La raza de los seres venidos de la estrellas, “Iniciados”, se denominan a sí mismos CAINA o INCA, y llegaron a regir los pasos de la humanidad; luego volvieron a sus refugios subterráneos para seguir manejando hasta nuestros días los vacilantes pasos de un mundo en decadencia que es la Tierra”

– Coronel Olcott

La coincidencia es contundente que la propia religión de los Incas sea llamado con el mismo nombre de este libro “Dzyan”, cuya relación es indudable.

También es importante mencionar que durante la segunda guerra mundial, los Nazis estuvieron verdaderamente interesados en la búsqueda del conocimiento de estos manuscritos ocultos y prohibidos, sobre todo el ocultismo y la doctrina de Petrona Helena Blavatsky.

Las Estancias de Dzyan, dicho a grandes rasgos, describe los siete estados con lo que fue formada la materia y el mundo en que vivimos, incluído la humanidad. Blavatsky en esta monumental traducción al inglés nos muestra un conocimiento totalmente desconocido y antiguo, que la ciencia y el hombre tendrán una cuenta pendiente en descifrar por el bien de nuestra propia evolución.

No te vayas sin comentar: