La energía solar está ganando cada vez más popularidad en todo el mundo desde que la eficiencia en los paneles solares ha incrementado durante los últimos años, junto con la dramática disminución de sus costos. Sin embargo, su popularidad no sólo es debido a su asequibilidad a un público más amplio, sino que además es debido a la creciente conciencia acerca de los beneficios de los recursos de energía limpios y renovables.

Gracias a los avances en tecnología en impresión de celdas solares durante los últimos años, su eficiencia energética ha aumentado de un 3% a un 20%.

“Su éxito es debido a su relación costo-efectividad y a su simpleza. Una película de celda solar de 10x10cm es capaz de generar aproximadamente 10 a 50 watts por metro cuadrado”, dijo Scott Watkins, de la compañía coreana Kyung-In Synthetic.

Estas celdas flexibles finas como el papel, podrían hacer posible minimizar los costos de transportación y envío de este tipo de tecnología a los lugares más remotos del mundo. De hecho, fabricar éstas láminas sólo requiere de impresoras 3D de tamaño industrial y perovskita – un mineral que consiste de plomo, yodo y un componente orgánico. En el futuro, éstas celdas solares impresas podrían proveer electricidad a cerca 1.3 mil millones de personas en países en desarrollo.

Una mayor ventaja de las celdas solares impresas in comparación con los paneles solares basados en silicio es que éstos últimos requieren mucha luz solar para funcionar eficientemente, y necesitan ser producidas en obleas, mientras que las celdas solares impresas en 3D ofrecen una manera más orgánica de generar electricidad, usando perovskitas, y solo requieren de impresoras industriales para ser fabricadas.

Al mismo tiempo, se ha demostrado que estas celdas solares son vulnerables a la humedad, la cual podría causar contaminación por plomo, así que la compañía está trabajando en los revestimientos de protección de éstas para que puedan proveer de durabilidad e integridad de las celdas sin aumentar significativamente su grosor y peso.

A pesar de que el método actual de producción permite fabricar celdas solares impresas a un costo mínimo, todavía hay algunas dificultades que obstaculizan la producción a gran escala de esta tecnología, la cual requiere grandes inversiones de capital.

“Los emprendedores que nos hemos comprometido no podemos darnos el lujo en invertir en las máquinas impresoras necesarias para producir bandas solares baratas,” dice Bernie Jones, colíder del proyecto “Smart Villages Initiative”(Iniciativa Aldeas Inteligentes), una organización que tiene como objetivo ofrecer soluciones “fuera de la red” a áreas rurales en países en desarrollo.

A pesar de todos estos desafíos, la tecnología en celdas solares impresas tiene el potencial de ayudar a brindar energía solar incluso a los rincones más remotos del planeta, y mejorar las condiciones de vida de millones de personas en el mundo en desarrollo.

No te vayas sin comentar: