Sabemos que mientras mejor comamos, es decir, mientras nos alimentemos más saludablemente, nuestro cuerpo responderá lo mejor posible. Pero la tarea en donde deberíamos enfocarnos para comer saludablemente puede ser abrumadora. Afortunadamente, empezando con un simple ingrediente – en este caso el azúcar – puedes cambiar drásticamente la forma en la que te sientes.

Es verdad, el consumo de azúcar puede tener un impacto negativo en nuestra mente y emociones. A continuación mostramos 5 maneras en que el azúcar afecta tu concentración, estado anímico, memoria, balance mental y emocional, y el estrés. Además, comidas recomendadas para rendir y sentirnos mejor

 

Concentración: de acuerdo a un estudio de la Universidad de California, el azúcar “forma radicales libres en la membrana cerebral, comprometiendo la habilidad para comunicarse de las células nerviosas.” Esto causa una sensación de tener la “mente nublada”, “confusión o aturdimiento”. El estudio reveló fuertes conexiones entre la ingesta de azúcar y que tan bien recordamos instrucciones y procesamos ideas.

Otra forma en la que el azúcar afecta la concentración es a través de sus cualidades adictivas. Cuando probamos azúcar, el cerebro enciende las mismas regiones que cuando, por ejemplo, un alcohólico prueba ginebra. La dopamina, nuestro “químico de recompensa” se dispara y refuerza el deseo de probar más. Cuando estás combatiendo una adicción a los “antojos de combustible”, el flujo de pensamiento se interrumpe, y no puedes poner toda tu energía mental en la tarea que se esté realizando.

Alimentos más ricos en proteínas y alto contenido en fibras nos da concentración a lo largo del día y ayuda a calmar los antojos de azúcar. Aquí algunas opciones bastante buenas:

  • ½ taza de porotos
  • ½ taza de lentejas
  • 14 almendras

 

Estado Anímico: Cuando nos sentimos tristes o de un estado anímico bajo, es difícil hacer algo. Estudios han mostrado la relación del azúcar con ciclos tempranos de ingesta compulsiva, picos de dopamina, un desplome físico y mental, seguido de más ansias y decaídas emocionales. Como resultado, tenemos temperamentos más cortos, menos paciencia e inclusive sentimientos depresivos.

La mejor manera de combatir estas caídas del estado de ánimo es tener comidas periódicas y constantes, con proteínas y fibras para mantener contante nuestros niveles de insulina y ayudarnos a mantenernos satisfechos por más tiempo. Intenta añadir estas comidas impulsoras del estado de ánimo en vez del azúcar.

  • Carbohidratos complejos (cereales integrales, legumbres)
  • Aceite de pescado (trucha, sardinas, caballa)
  • Frutas y Vegetales (suministran vitaminas y minerales, facilitan la digestión)

 

Memoria: Una dieta alta en azúcares afecta nuestro funciones y rendimiento cognitivos – y además bloquear nuestros receptores de memoria. De acuerdo con este estudio, existe una clara relación entre el consumo de alta fructosa (azúcar) y la memoria y la alteración del aprendizaje. En realidad, vamos a tener más dificultades recordar lo que los otros dicen y hacer conexiones entre conceptos, como resultado del azúcar. Y es más aún inquietante la investigación que sugiere el vínculo entre un alto consumo de azúcar y enormes repercusiones a largo plazo, como el Alzheimer, donde la memoria se deteriora gravemente.

Los alimentos que mejora nuestra memoria son:

  • Fuentes de vitamina E:
  • Aceites mínimamente procesados (Coco, oliva)
  • Semillas de girasol, almendras, avellanas, maníes.
  • Fuentes de Omega 3:
  • Pescado (salmón, caballa, atún)
  • Palta (contiene omega 3 y vitamina E)
  • Verduras de hojas verde oscuro, debido al folato (col rizada, espinacas, brócoli, col,)
  • Bayas bajas en azúcar (arándanos, fresas, bayas de acai)

 

Balance mental y emocional: Demasiado azúcar nos hace propensos a cambios de humor, ya que ataca nuestros almacenes de vitamina B y bloquea los receptores de cromo, ambos químicos naturales de nuestro balance emocional. Esto puede conducir a la irritabilidad, ansiedad, comportamiento agresivo y dramáticos picos mentales.

Hay más y más evidencia que conecta nuestra salud mental con nuestra salud intestinal. Esta última depende en comer más alimentos basados en plantas, alimentos de bajo índice glucémico y evitar el azúcar. El azúcar alimenta las bacterias malas en el intestino, mientras que los vegetales y comidas fermentadas alimenta a las bacterias saludables. Atacar esta homeostasis nos balancea tanto física como mentalmente.

Los alimentos saludables que ayuda a alcanzar esta armonía interna son:

  • Vegetales verdes, sin almidón.
  • Pescados aceitosos.
  • Alimentos pro bióticos, como pickles, chucrut fermentado y otros vegetales.

 

 Estrés: El estrés y la comida están cercanamente vinculados. Cuando nos sentimos estresados, nuestro cuerpo se llena con químicos relacionados con nuestras respuestas de lucha o huida. El estrés está vinculado con comer en exceso, aumento de peso e inclusive obesidad. Nos sentimos culpables por comer demasiado o no saber qué comer para mantenernos saludables. Esto causa aún más estrés en nuestras vidas.

La mejor forma de reducir esto es comiendo los alimentos más saludables que nos ayude estar por delante del ciclo de estrés de nuestro cuerpo. Aquí están algunas comidas que combaten el estrés y liberan serotonina sin elevar los niveles de azúcar en sangre:

  • Nueces
  • Paltas
  • Bayas

 

 

No te vayas sin comentar: