Este misterioso anillo es mencionado en muchos libros a lo largo de la historia tanto cristiana como judáica y también de magia. En la edad media (en el primer siglo), Flavio Josefo cuenta cómo hasta después de la muerte de Cristo, muchos siguieron usándolo. La leyenda del Rey Salomón es muy conocida en las culturas judeocristianas donde se menciona y enfatiza que era un rey omnipotente  que tenía mucho poder y todo lo podía ver; no solamente eso, sino que también poseía una sabiduría superior. Cuenta la historia que durante el reinado del rey Salomón hijo y sucesor del rey David, el estado hebreo vivió una época de mucha prosperidad gracias al impulso que el monarca dió a las relaciones comerciales con otros países.

Según los relatos bíblicos, Dios concedió a Salomón una sabiduría extraordinaria que sólo él podía poseer; era tal su riqueza y sabiduría que lo conocían todos los reyes del mundo. Un ejemplo de esto es una de las historias por todos conocida donde el rey Salomón tomó una decisión crucial entre dos mujeres que peleaban por la posesión de un niño a la cual Salomón decidió partir al niño y dar a cada una su parte, en la cual sólo la verdadera madre podría tomar la decisión de ceder por la preservación de la vida de su hijo.

Jesús de Nazaret también lo menciona en una de sus citas bíblicas, después de que Jesús saca un demonio de una joven, los judíos que allí estaban comentaban de que si Jesús era del reino del demonio; él menciona brevemente que “cosas más grandes que Salomón, podría hacer,” haciendo alusión a la tendencia y el dominio que el rey Salomón tenía sobre los demonios.

Así, la historia del rey Salomón es una de las más conocidas que lo catapulta como el rey más sabio y el mago más poderoso, dichos poderes otorgados por un anillo concedido por los dioses.

¿Quién concedió el anillo al Rey Salomón?

Diversas leyendas hay acerca de quién concedió Salomón el anillo que le otorgó sabiduría y poderes omnipotentes. Según la Biblia fue Dios el que le otorgó dichos poderes, dice la leyenda que un día el rey Salomón tenía problemas para resolver una batalla y le pidió ayuda a Dios para saber cómo poder ganarla, este le contestó lo siguiente – “harás un anillo con las medidas y los grabados que te voy a dar y te concederá la sabiduría para poder resolver todos los problemas que te surjan en la vida, consiguiendo así también salud y bienes materiales.”

También cuenta otra leyenda sobre el anillo del rey Salomón, algunos dicen que el arcángel Miguel fue quien le dio el anillo, el cual le dijo con el que sería capaz de dominar los demonios de la tierra, y nada le estaría oculto; un emblema que puede ser utilizado para diversos fines, pudiendo corromper a quien lo lleve. Sea cual fuere la leyenda sobre quien concede el anillo al rey Salomón, se unifica en un solo resultado, el poder que le otorga, la sabiduría, que hasta otros reyes y magos le temían y obedecían.

Poderes que concedía el anillo

Uno de los principales poderes que otorgaba el anillo era sobre de dominación de entidades y demonios que con su ayuda construiría el Templo de Jerusalén.

Otra leyenda asegura que el rey salomón conocía el lenguaje de los animales y también tenía conocimientos sobre cristales y piedras, poseía conocimientos científicos muy amplios y sobre todo, tenía el don de hacer milagros.

El sello de Salomón ha pasado a simbolizar la unión de la conciencia y el inconsciente.

Otra leyenda cuenta que un día el rey Salomón se quitó el anillo para bañarse y un fuerte viento arrastró la joya hasta el mar y desapareció, por esta razón los amuletos construidos a semejanza del anillo del rey Salomón deben ser de oro puro; tienen el poder de otorgar clarividencia a la persona que lo posea. Según una historia dice que el anillo existe aún y que el que logre poseerlo será dueño del mundo, pero nadie sabe dónde está y sólo quedan prácticas, fórmulas, figuras por la que se puede adquirir aunque no sea real.

El anillo tenía grabado el hexagrama donde se le añade el secreto de Dios, poseyendo un significado como el del Yin y Yang (opuestos), así como el nexo entre el cielo y la tierra.

No te vayas sin comentar: